Los nacientes de Marcos y Cordero

Nacientes de Marcos y Cordero

Los nacientes de Marcos y Cordero son un claro ejemplo de sintonía entre la naturaleza más salvaje y la sabia mano del hombre. Una interacción en equilibrio que ha dado como resultado un cauce que recoge agua de los vientos alisios, de las lluvias e incluso de las nieves de la cumbre. El titánico esfuerzo del hombre logró amansar la fuerza del agua expulsada de la montaña, para llevarla a la cercana población de San Andrés y Sauces. El agua desciende por el canal y su intensidad va en aumento, como la curiosidad por recorrer estos increíbles túneles que bordean los barrancos. Tocar el agua con la mano y sentir su frescura es puro aliento para seguir con la caminata, casi a oscuras a través de la galería, hasta volver a salir al aire libre. Así hasta el siguiente túnel, siempre acompañado por el agua, marcando el camino, marcando el origen.

Las cascadas de Marcos y Cordero

El sonido del agua es ligero, constante e inalterable, pero poco a poco cambia, aumenta su fuerza y el túnel hace que retumbe en los oídos del visitante. Cada vez más cerca, la fuerza del agua se hace notar y se siente, ya no queda mucho para llegar al Naciente donde empieza todo, al curso del agua, al curso de la vida.

Mapa sonoro La Palma