La playa de Nogales

La playa de Nogales es un claro ejemplo de paraje salvaje y virgen, una de esas típicas playas de arena negra volcánica que forman parte de la identidad palmera y canaria. Caminando por el sendero que lleva a la playa, las olas rompen a la derecha en la abrupta costa, haciendo consciente al visitante de la poderosa fuerza del mar. El sendero gira a la izquierda y un inmenso y sobrecogedor corte geológico natural muestra las entrañas de la Tierra. Antes de continuar a la playa, un desvío lleva a una cueva donde una charca conectada con el mar espera al intrépido que quiera bañarse a oscuras. Continuando por el sendero principal, la playa se resiste a mostrarse, como escondida, hasta un punto donde aparece con todo su esplendor. Arena negra fina, un acantilado cubierto de un manto verde e infinitas olas, que juegan con los surfistas, dan color a una de las playas más espectaculares y respetadas de la isla.

Mapa sonoro La Palma